Género Todas

¡Qué momento! A pesar de todo, les hicimos el encuentro, ¡qué momento!


El Encuentro (Pluri)Nacional de Mujeres, ENM, es una de las expresiones colectivas más importantes que se realizan en Argentina anualmente desde hace 33 años. Miles de mujeres se reúnen entorno a los temas que atraviesan nuestros cuerpos y el espacio que habitamos porque lo personal es político. El Encuentro nos reúne entorno a la sororidad para construir formas de organización y de poder desde la base, de forma horizontal, pluriétnica y popular y así deconstruir las formas de construcción de poder heredadas del patriarcado.


Cada año que pasa el Encuentro reafirma que avanzamos en la conquista de derechos pero al mismo tiempo se reafirman las deudas históricas que aún siguen pendientes y la necesidad de unidad y diversificación de las formas de lucha para alcanzarlos. Desde lo académico, lo artístico, lo social, lo popular, en la tele, en las redes, en las calles, en todas partes, en todos los espacios estamos y estaremos las mujeres para exigir nuestros derechos pero también para construir un poder feminista que no es otro sino un poder sororo, es decir, un poder de hermandad entre mujeres en el que nos percibimos iguales y así nos aliamos para cambiar la realidad inequiativa en la que vivimos.

Más de 40 talleres en simultáneo, presentaciones de libros, feria artesanal y feria gastronómica, debates, charlas entre muchas otras actividades hicieron del Encuentro un evento de construcción feminista incomparable. Algunas de las mujeres migrantes y feministas que hacemos parte de Ciudadanías Libres por la Colombia Humana participamos de este enorme acontecimiento junto a La Ría, corriente crítica  feminista y viajamos desde Capital Federeal hasta Trelew, provincia de Chubut durante 24 horas por los llanos caminos de la Argentina para encontrarnos con más de 50000 mujeres y corear que el patriarcado se va a caer y que el feminismo va a vencer.

Entre algunos talleres en los que participamos destacamos el taller de Mujer y universidad que trató el tema de los protocolos de atención de violencia de género y cómo a pesar de que están reglamentados la implementación no se lleva a cabalidad, de una parte por falta de voluntad política de las directivas universitarias y de otra, por falta de presupuesto. Muchas compañeras de diferentes universidades del país replanteaban la idea del protocolo solo de atención y reclamaban un protocolo de prevención que contemple educación en temas de género en el currículo de todas las carreras de grado. Asimismo, se destacó la importancia de hacer parte del organigrama universitario, es decir, copar los espacios tanto estudiantiles en las representaciones como en los espacios docentes, no docentes y directivos, de manera que seamos las mujeres las que hagamos parte de las decisiones y apuntalemos los avances de la mano del movimiento en las las aulas y en las calles que debe estar siempre presente y no solo en las coyunturas.

También participamos del taller de Mujeres originarias el cual, en forma de asamblea las mujeres representantes de varias etnias (Mapuche, Huarpes, Qom-Toba, Aymara y Guaraní entre otras) manifestaron la difícil situación en la que se encuentran, con audiencia de nosotras sus hermanas criollas tal cual nos llamaban. Se trataron temas como tierra y territorio en donde se planteó de forma urgente la prórroga de la Ley 26.160 de relevamiento territorial y la necesidad de iniciar la gestión del proyecto de ley de tierras comunitarias, lo anterior en un contexto de desalojos, desplazamiento a las ciudades, genocidios, falta de acceso a los bienes comunes (recursos naturales) a causa del interés de vender los terrenos a particulares, multinacionales extractivistas, proyectos turísticos, todo con la complicidad de los gobiernos locales y nacional. También se trató el tema de educación en el que se dieron a conocer los inconvenientes de la implementacion del EIB (Educación intercultural bilingue) por la ineficacia y desinterés del gobierno nacional, además de la necesidad de un plan de reparación histórica (contar la historia desde la perspectiva de los vencidos) dentro de todos los establecimientos educativos. Al final, se hizo la petición, de sororidad y unidad entre las hermanas originarias y criollas para visibilizar la situación y actuar organizadamente en defensa de los derechos de los pueblos.

Asimismo, hicimos parte del taller de Mujer, antimperialismo e integración latinoamericana en el que se discutieron las distintas formas de colonialismo y se debatió sobre el rol del feminismo en las diversas luchas contra el imperialismo. Se propuso la  reinterpretación en la que el concepto de soberanía y autodeterminación de los pueblos se amplía y se vincula con los cuerpos de las mujeres. Además, se plantearon opciones de plan de lucha como el apoyo a la Campaña por la separación de la Iglesia y el Estado, así como la reinvindicación de la educación popular como forma de romper con los contenidos hegemónicos del sistema educativo imperante. En ese sentido, se propuso avanzar en la construcción teórica latinoamericana, así como la propuesta de estudiar, organizar y difundir las acciones políticas del feminismo antimperialista. Adicionalmente, se rechazaron los acuerdos de Argentina con el FMI y la injerencia de los países imperialistas sobre las políticas públicas de los países en Latinoamérica. También se rechazó a candidatura de Bolsonaro en Brasil, los asesinatos sistemáticos contra las lideresas y líderes sociales en Colombia, así como de las políticas de Iván Duque que atentan contra la conquista de derechos de las mujeres y finalmente, la situación de violencia y represión que se vive en Nicaragua a manos de las políticas del presidente Ortega. 

Adicionalmente, en el taller Mujeres y migración se reunieron mujeres migrantes latinoamericanas que narraron sus historias de vida atravesadas por discriminación, falta de asesoramiento y conocmiento jurídico sobre las políticas migratorias, la falta de voluntad política estatal para acompañar el proceso migrante. Así como, en muchos casos persecusión policial y judicial, violencia machista y revictimización institucional. Esta caracterización migratoria concluyó que el grado de xenofobia se agudiza dependiendo de la clase social y/o país de procedencia. Y esta situación se acentúa hoy aun más con la expedición del DNU que generó un política migratoria diferenciada y selectiva que clasifica a los migrantes en dos grupos “buenxs” y “malxs”, cual hablita la detención y deportación express de migrantes que tengan proceso judicial de caracter penal o administrativo.

A estos enriquecedores talleres de sábado y domingo se sumó el cierre espectacular de la marcha. Miles de mujeres llenamos las calles de la ciudad de Trelew en una manifestación monumental llena de alegría donde coreamos hasta el cansancio que vivas, juntas y luchando nos queremos: “Y ahora que estamos juntas y ahora que sí nos ven, abajo el patriarcado se va caer, se va caer, arriba el feminismo que va a vencer, que va a vencer, “yo sabía que a los violadores los cuida la policía, yo sabía”, “mujer que se organiza no plancha más camisas”, “Alerta, alerta el que camina, la lucha feminista por América Latina y tiemblan los machistas que América Latina va ser toda feminista”, estas y más consignas que recuperan e inventan en cada marcha, en cada encuentro, en cada espacio de manifestación y lucha política durante cada año en cada rincón del país.

Sin embargo, varios medios de comunicación quisieron generar un ambiente de tensión entorno al Encuentro al lanzar titulares amarillistas que pretendían generar miedo en los habitantes de Trelew. A pesar de estos intentos de boicot de los medios locales y nacionales y de algunas autoridades de Trelew, los pobladores empezaron a salir de sus casas para ver y apoyar la marcha durante todo su recorrido, decenas de pañuelos verdes ondeados por abuelas, madres, jóvenes, niñas y niños. Además, muchas mujeres sentimos la hospitalidad de los lugareños, el personal de la terminal y los comerciantes de la zona que estuvieron prestos a colaborarnos.

Cabe destacar que, después de la monumental manifestación en las calles se presentaron hechos de represión, en las que hombres de civil y portando pañuelos verdes, es decir, infiltrados, golpearon a decenas de compañeras. Además, de la repreción de parte de la policía antidisturbios con balas de goma, chorros de agua y gases lacrimógenos que disolvió un punto de la manifestación. A pesar de estos incidentes, los medios nuevamente titularon con los hechos aislados sus noticias y no cubriendo la magnitud el evento de trascendencia nacional. Y adicionalmente al día siguiente se le dio micrófono en un canal nacional a un personaje antiderechos que impulsó la tendencia en redes sociales de #FeminazizEnTrelew pretendiendo desdibujar la reunión anual de 50000 mujeres y la manifestación en las calles de más de 20 cuadras, la más numeros en los últimos tiempos en Trelew.

Pese a estas circunstancias, el balance del Encuentro es positivo. Miles de mujeres que se desplazaron incluso hasta 35 horas en colectivo para llegar a compartir sus conocimientos y experiencias con otras, para aprender y contribuir con la construcción de un Feminismo plurinacional anticapitalista y antifascista son hoy respuesta a los 33 años que lleva el encuentro y son la cosecha de un siglo de luchas y apuestas por nuestros derechos, por eso no en vano la consigna “somos las nietas de las brujas que no pudiste quemar” retumba y representa la llama se sigue encendiendo, de la sororidad intergeneracional, porque mujeres adultas, jóvenes y niñas son las esperanza de la continuidad de nuestras luchas. Nos vemos en La Plata en el 34 Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans.

CiLiFem

Ciudadanías libres y feministas por la Colombia Humana

4 thoughts on “¡Qué momento! A pesar de todo, les hicimos el encuentro, ¡qué momento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.